12 de abril de 2024
Península de Paraguaná, Estado Falcón Venezuela
Tendencias

Una vacuna podría acabar con la alopecia

Una posible vacuna para combatir la alopecia podría estar en desarrollo y podría cambiar el panorama con respecto a los tratamientos sobre esta condición.

La alopecia representa un problema común a medida que uno va creciendo y ha sido un problema persistente en el campo de la medicina. Se estima que en la actualidad, el 53% de los hombres entre 40 a 49 años sufre de alopecia a nivel global.

Este problema también ha traído como resultado el nacimiento de la industria del tratamiento capilar, la cual ha ido en ascenso en los últimos años. Según Global Market Isights, actualmente la industria del tratamiento capilar genera entre 5000 y 8000 millones de dólares. Aun así, todavía hay personas que no quieren gastar dinero para tratarse esta condición, en parte, porque no les importa quedarse calvos.

No obstante, un avance realizado hace algunos meses podrían generar una esperanza de que se pueda desarrollar una vacuna que pueda combatir esta condición.

Célula para combatir la alopecia

Este descubrimiento se remonta a una década atrás, cuando el biólogo Karl Koehler de la Universidad de Harvard cultivó una célula ubicada en el oído interno utilizando células madre. Dicha célula está estrechamente relacionada con las de la piel y conforme iban investigando descubrieron que cuando intentaban hacer un cultivo aparecían parches de piel como efecto secundario. También se dieron cuenta que, a medida que se realizaban cultivos, si se dejaban crecer esos parches, estos generaban dos capas (dermis y epidermis) y, con el tiempo, folículos pilosos.

Posteriormente se llevaron a cabo estudios en la Universidad de California de Irvine, y finalmente, los resultados se publicaron en 2022 en la revista New Scientist dirigido por Maksim Pilkus. Dicha investigación reveló que las células de la papila dérmica estimulan el crecimiento del pelo y descubrieron una molécula en particular que ofreció resultados prometedores: SCUBE3.

El autor del estudio dijo que esta molécula y las células de la papila dérmica son “el mensajero utilizado para ‘decir’ a las células madre del cabello vecinas que comiencen a dividirse, lo que presagia el inicio del crecimiento de cabello nuevo».

Concluye diciendo que, SCUBE3 se podría inyectar directamente en el cuero cabelludo o tal vez administrarse como las vacunas que modifican el ARN.

Muy pronto para ofrecer resultados

A raíz de este descubrimiento, algunos organismos piden calma porque todavía se necesitan hacer más estudios para probar estos estudios y su efectividad en un tratamiento.

La Sociedad Española de Restauración Capilar (SERECAP), por ejemplo, en una entrevista con El Economista pidió mantener la compostura debido a que estos métodos todavía se encuentran en fase de investigación. Afirman que ha habido resultados muy prometedores hasta el momento y que hay muchas líneas de investigación.; sin embargo, también explican que el desarrollo y la comercialización de un tratamiento, pueden tardar entre 10 y15 años, por lo que es necesario esperar.

Fuente: 2001