24 de abril de 2024
Península de Paraguaná, Estado Falcón Venezuela
Tendencias

Hombre se hizo millonario sin saber leer ni escribir

De la pobreza y la precariedad a una vida de riqueza y despilfarro: esa es la historia de Jeff Pearce, un empresario británico que se hizo multimillonario sin saber leer ni escribir y su historia es realmente conmovedora.

Puso en marcha su propio negocio a los 17 años, pensando que no iba a poder conseguir empleo por su falta de educación y su incapacidad, incluso, para escribir su propio nombre. Así inauguró una tienda minorista en su Liverpool natal, convirtiéndose en pequeño empresario.

Al poco tiempo incursionó en la industria de la confección con dos conceptos de negocios diferentes: Girls Talk, una cadena minorista de moda rápida, y Tickled Pink, un negocio mayorista que distribuía diseños de moda en boutiques de todo el país. Su éxito fue rápido, y antes de los 30 años, ya había acumulado una fortuna de más de £1 millón.

En contraste con su éxito en los negocios, Jeff llevaba una vida llena de frustración debido a su analfabetismo. El hombre sentía vergüenza por no saber leer ni escribir, por lo que su esposa, Gina, lo ayudaba a ocultar su secreto. En reuniones y negocios, ella leía documentos y contratos, asegurándose de que nadie notara su dificultad.

Lee También Pequeño elefante entró sigilosamente a un hospital, fue a visitar a su cuidador enfermo

También lo asistía en eventos sociales, seleccionando vinos y platos del menú para evitar que se notara su limitación. Sin embargo, un día sus hijas lo descubrieron cuando les pidió que leyeran un cuento y él no pudo.

Jeff Pearce nació en los suburbios de Liverpool en 1953 y enfrentó dificultades desde muy joven. Mientras su padre siempre se mantuvo ausente por una adicción al alcohol, su madre se encargaba de la crianza de Jeff y sus cuatro hermana mientras trabajaba como vendedora en un mercado minorista. Sin embargo, no siempre obtenía dinero suficiente, viéndose forzada a robar pan para alimentar a sus hijos y a su esposo.

Se esa manera, Jeff aprendió a ganarse la vida desde niño. Su madre lo envió de puerta en puerta para recolectar ropa usada para venderla en los mercados locales.

A pesar de su ingenio para sobrevivir, Jeff luchó en la escuela debido a su dislexia, lo que lo llevó a abandonar la escuela a los 14 años después de sufrir humillaciones por parte de su profesora. Estas experiencias lo afectaron profundamente, y una frase despectiva de su profesora lo persiguió durante toda su vida: “Nada te saldrá bien en la vida. Enseñarte fue una pérdida de tiempo, eres un desperdicio”.

A los 53 años, Jeff decidió superar su miedo a la escritura y vencer su dislexia. Después de un gran esfuerzo, aprendió a leer y escribir, demostrando que podía lograr cualquier cosa que se propusiera.

Después de retirarse de los negocios, se dedicó a inspirar a futuras generaciones visitando escuelas y universidades, y publicó su propio libro, “A Pocketful of Holes and Dreams”, que se puede traducir como “Un Bolsillo Lleno de Agujeros y Sueños”, donde comparte su historia de superación.

Con información de Sábelo